Curiosidades de “La vida”

El libro La Vida es el segundo libro de la trilogía Recuerda Quien Eres y no se trata de una novela, sino de tu propia identidad verdadera si estás dispuesto a recuperar tu consciencia y, sobre todo, si has seguido el anterior libro de la trilogía.

Este libro de Javier G. Delgado te lleva ante el espejo del baño de tu casa «para ver Quién Eres ―nos comenta el propio autor― en verdad, por primera vez”. Es lo que muchos han llamado el despertar de la consciencia.

«Ni este ni el anterior libro se escribieron para ser publicados ―admite―. Su redacción fue una petición desde otra dimensión y el proceso de escritura fue muy rápido: cuarenta días. Un escrito por día de los cuarenta escritos que consta esta segunda parte, algo más compleja que la anterior. Cada día se escribía del tirón, uno de sus cuarenta escritos por el “sistema” que se entiende como canalización. Y si algo puedo mencionar como curiosidad para el lector es que la canalización es un constante brote de palabras que no sabes de dónde nacen sin que exista conflicto entre ellas. Saberlo significaría la imposibilidad del proceso en sí. Cuando se escribe así, no solo cambia el lenguaje porque surge más profundo en lo que abarca y otras peculiaridades, sino que es un continuo deleite que deja de ser personal para pasar a ser patrimonio de todos. Cuando llegas a escribir así es cuando en verdad tienes la enhorabuena de la vida, porque no puedes ya escribir desde el ego, sino desde un sin lugar que cuelga de todas partes y no existe la sensación de tiempo ni espacio; es un estar muy íntimo que abarca a todo el mundo, nunca mejor dicho antes; es un millón de besos y ninguno; es una entrega sin sombras que serpentea todas las estancias de la vida sin opción a la separación; es un sentido de unidad con todo que no se puede describir con esto de las palabras; es pobre la emoción que se puede contar».

Por eso considera, y de manera muy acertada, que «sería muy abundante que algunas personas lleguen al final del libro y puedan verse ante el espejo de la vida que Somos Todos. Vivir ese espejo tal vez sea más emocionante que haber escrito el libro. Piensa, por tanto, lector, en cuánto te compensa. En cuánto compensa tirarse a la piscina de la vida para nadar en otras aguas, en otros mares que es el océano de tu existencia».

Ya lo sabes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *