Reseña de “Soñando un sueño”

Acción e intriga se dan la mano para pasearte por las dependencias del Museo del Prado, donde asistirás a un conjunto de situaciones que te llevarán sin aliento en forma de páginas de novela. Las de Soñando un sueño, de Anselmo Díez Díaz.

Los museos son el ingrediente principal de esta novela, y en especial uno de ellos: el del Prado. Todo debido a la afición por la pintura de sus dos protagonistas, Adrián y Raúl. Una novela que te descubrirá la pasión por una arte, pero que a la vez te trasladará a un mundo lleno de persecuciones, pesadillas y sueños, muchos sueños.

Todo, en definitiva, para conducirte por unas páginas en las que aquellos dos personajes tendrán que sortear situaciones complicadas con un propósito claro: desmontar una gran trama que tiene como origen, precisamente, dicho museo, y que se ramifica a otras pinacotecas no menos importante.

Y es que el gran acierto de Anselmo Díez Díaz reside en convertir su pasión por la pintura, de cuyo conocimiento tendrás una buena muestra a lo largo de la novela, en argumento que, mezclado con técnicas de la novela de acción, policiaca e intriga, dan lugar a una atmósfera frenética y casi asfixiante que concluye en un final tan inesperado como sorprendente.

En consecuencia, una novela que te permitirá zambullirte de lleno en el mundo de la pintura, saber cuáles son sus códigos y de qué manera se manejan; y asimismo, conocer esa parte oscura que rodea a cualquier cosa en este mundo, y que en el caso de la pintura es capaz de ensombrecer la belleza con intereses tan repugnantes como universales.

Una novela, Soñando un sueño, de Anselmo Díez Díaz, ideal para pasar un buen rato mientras aprendes un poco de pintura. Que nunca está mal, ¿verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *